Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

De Cnosos al viejo John: Rioclima te acerca la historia del inodoro

De Cnosos al viejo John: Rioclima te acerca la historia del inodoro

En Rioclima, siempre hablamos de gas, calefacción, aire acondicionado, pero hay una pieza fundamental en  toda vivienda, empresa o local comercial sin cuya existencia la vida y  la higiene sería imposible: Ese invento maravilloso llamado inodoro, cuyo funcionamiento e historia conocemos muy bien en Rioclima conocemos muy bien, especialmente nuestro equipo de instaladores. ¿Te animas a saber algo más? Es apasionante.

Se denomina retreteinodorováter,1 excusado o taza de baño al elemento sanitario utilizado para recoger y evacuar los excrementos y la orina de los humanos hacia una instalación de saneamiento y que impide, mediante un sistema de sifón de agua limpia, la salida de los olores desagradables de la cloaca o alcantarillado hacia los espacios habitados.

El nombre de inodoro viene de que es el primer aparato sanitario que tuvo un cierre hidráulico para evitar la salida de olores, lo que fue mucho más necesario que en los aparatos anteriores por lo que ya se conectó al alcantarillado. Antes de la aparición de este sistema, evidentemente era maloliente, y se encerraba en un local pequeño, exclusivo para ese uso, que tenía el nombre de retrete (que viene de retirete, retiro pequeño).

Generalmente, los inodoros se fabrican de porcelana, pero también de acero inoxidable y cualquier otro material impermeable y liso.

Todo esto está muy bien pero se trata de un invento relativamente reciente o debemos remontarnos a un pasado lejano y ¿a quien se le ocurrió el artilugio?.

Erase una vez en Creta

Para buscar el origen del retrete debemos viajar unos 4.000 años hacia el pasado, concretamente a la isla de Creta. Entre las instalaciones con que contaba el palacio real de Cnosos, un retrete parecido al que utilizamos hoy, con canal de desagüe, cisterna y taza.

Un artilugio semejante fue hallado en la ciudad helenizada de Sephoris, en Galilea, en la casa de un judío rico de aquella ciudad en el siglo I. Es el ejemplar de inodoro más antiguo conocido y que se conserva en la actualidad.

En la Roma del siglo I se dotó a la ciudad de instalaciones para descargar la vejiga: se trataba de urinarios públicos llamados “columnas mingitorias” o vespasianas, por ser Vespasiano el emperador de la época. También existían columnas de esa naturaleza en los salones donde se celebraban banquetes y comidas.

En las ciudades importantes del imperio romano hubo orificios practicados en muros o paredes a modo de caños o saeteras con el fin de que los ciudadanos pudieran orinar y  las ordenanzas romanas de aquella época prohibían “ensuciar en las escaleras, los pasillos o los armarios; orinar en las paredes o muros de palacios, iglesias o casas de uso público”. Pero aún no había nada similar en relación con las aguas mayores.

Te interesa:  San Mateo 2015

La llegada del inodoro en 1597

No puede hablarse del retrete moderno hasta 1597, año en que John Harington, inventor del inodoro, escribió un artículo describiendo el funcionamiento de un water closet de válvula.

Con este nuevo ingenio de su invención quería obsequiar con ello a la reina Isabel I de Inglaterra, que según sus biógrafos tenía un olfato muy delicado por lo que John Harington instaló en el palacio de Richmond el primer váter con taza y agua corriente de que hay noticia en Occidente.Este curioso retrete “real”, debía estar a la altura de su Majestad. Por este motivo se construyó como si fuera un trono.

Sin embargo al ser Harington poeta, muchos vieron en su invento una especie de broma y finalmente acabó destarrado por escribir una pieza con el título de La metamorfosis de Ajax, nombre que dio a su invento, donde aludía con desparpajo al retrete de la reina, lo que le valió nuevos castigos que cumplió en la ciudad de Bath: curiosa coincidencia que nada tiene que ver con el nombre que posteriormente se dio al cuartito donde se alojaba el retretebathroom.

El W.C. de cisterna

En 1775 el inglés Alexander Cummings patentó un W.C. de cisterna, aunque con malos resultados: goteaba. Tres años después retomó la idea Samuel Prosse, introduciendo una solución definitiva: la válvula esférica.

En 1884 el hojalatero inglés Thomas Crapper utilizó por primera vez el término water closet= armario del agua, que simplificó con las iniciales W.C.; el nuevo modelo incluía también un sistema que retenía el agua y evitaba los malos olores, a la vez que incorporaba el invento del sifón.

Aunque el alcantarillado construido en Londres por Joseph Bazalgette empezó a funcionar en 1860, ya en 1848 el parlamento había aprobado un Acta de Salud que obligaba a instalar en las casas que se construyesen a partir de aquella fecha un inodoro, por lo conveniente de aquel servicio. Desde entonces, se le llamó Service al water en los círculos de cierto refinamiento. En el campo se le seguía llamando water closet o armario del agua, por la cisterna.

Como anécdota o curiosidad, debes saber que los campesinos del mundo anglosajón seguían llamando al retrete con un monosílabo, john, en recuerdo de John Harington, el noble inglés que lo inventó.

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 14 Ago
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *