Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

Cómo elegir el termo eléctrico adecuado

Cómo elegir el termo eléctrico adecuado

Nuestra concienciación con el cuidado del medio ambiente cada vez es mayor y esto nos lleva a buscar constantemente aparatos que nos permitan ahorrar en términos de consumo en nuestras casas. En el post de hoy os volvemos a hablar de agua caliente sanitaria (ACS) y una la de las alternativas más interesantes para obtenerla: los termos eléctricos.

Estos sistemas aportan ACS a través de energía eléctrica, de manera que acumulan el agua en un depósito para usarla más tarde, y entre sus ventajas principales destaca la facilidad de su montaje, que además no necesita el uso de combustibles. Sus piezas principales son dos tipos de resistencias y dos termostatos, uno para controlar la temperatura superior y otro para la inferior.

El consumo de los termos varía mucho en función del volumen de agua que pueden acumular y del tiempo que tardan en calentarla;  Los más pequeños pueden almacenar 15 litros y los más grandes pueden alcanzar hasta los 300 litros. Por ello, conocer las necesidades de nuestro hogar es determinante para poder escoger la capacidad del aparato.

Otro aspecto a tener en cuenta es la posición; existen sistemas horizontales y verticales, por lo que nuestra elección dependerá del espacio que dispongamos para colocarlo. También es importante recordar que la instalación debe realizarse lo más cerca posible del lugar de uso, el baño, para evitar la pérdida del calor en tuberías largas.

Te interesa:  Cuando la casa suena… avería lleva

Características internas

Los termos eléctricos pueden tener dos tipos de resistencia: La blindada se sumerge dentro del termo y permanece en contacto directo con el agua que acumula, de manera que la calienta con mayor rapidez. También podemos encontrar cerámicas envainadas, que cuentan con una protección para el agua y hacen que el calor se transfiera con mayor lentitud.

El aislamiento es uno de los factores que más afectan al consumo en estos dispositivos, ya que realizarlo de manera correcta permite conservar mejor el calor del agua. Por tanto, al mantener la temperatura deseada durante más tiempo evitaremos que el termo tenga que volver a calentar el agua.

Por otra parte está el recubrimiento, la capa interna que protege al sistema de los efectos y las propiedades del agua, como la corrosión y la acumulación de cal. Es importante invertir en un buen material para alargar la vida útil de nuestro equipo.

En conclusión, no debemos tomarnos a la ligera la elección del dispositivo que vayamos a comprar porque lo más apropiado es que sus características se adapten a las necesidades de la vivienda y las de las personas que habitan en ella. Esto nos permitirá realizar un consumo más eficiente y ahorrar en energía y dinero. En Rioclima estaremos encantados de aconsejarte la opción más adecuada para tu familia.

 

Fuente: caloryfrio

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 07 Ene
  • ACS, termo eléctrico
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *