Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

Saneamiento del hogar y su mantenimiento

Saneamiento del hogar y su mantenimiento

El correcto funcionamiento de la red de saneamiento del hogar consiste en las conexiones entre tuberías, arquetas y bajantes para permitir que todos los elementos de un baño eliminen sin riesgo la orina y las heces.

El objetivo principal de esta instalación es que las aguas residuales de un domicilio no se detengan y puedan llegar al desagüe general. Es imprescindible ejecutar un plan de acometidas para lograrlo; es decir, establecer las conducciones que unen la instalación de la vivienda con la red general. No obstante, cada hogar necesita y debe tener un montaje diferente y por eso es importante que profesionales cualificados realicen este trabajo.

El término “saneamiento” también hace referencia al mantenimiento de buenas condiciones de higiene gracias a servicios como la recogida de basura y la evacuación de aguas residuales. Está demostrado que la mejora de la limpieza tiene efectos positivos significativos en la salud tanto de los hogares y las comunidades. Igualmente, los sistemas de saneamiento inadecuados son una causa importante de enfermedades en todo el mundo.

Tipos de instalaciones

Existen dos tipos de instalaciones para saneamiento: Por una parte, las que recogen las aguas pluviales y trasladan el agua de lluvia a espacios exteriores. Por otra, las instalaciones de aguas residuales, que son depuradas y tratadas antes de devolverlas al medio ambiente.

Te interesa:  Como hacer un buen mantenimiento de la calefacción

Elementos de las instalaciones

Hay una amplia variedad de elementos en este tipo de instalaciones, pero los cuatro componentes más habituales son los siguientes:

  • Bajantes: Los colectores y conductos bajantes son tuberías que forman la red vertical y conducen el agua pluvial y la residual hasta la red horizontal. El plan de bajantes debe minimizar el número de ramales.
  • Redes horizontales: Son los ramales que van desde los codos de las bajantes que se encuentran en la planta baja y los sótanos hasta el pozo séptico o el pozo de decantación en el que se vierten las aguas antes de pasar al alcantarillado público.
  • Albañales: Son los conductos que dan salida a las aguas residuales.
  • Conexiones: Son el nexo de la instalación particular de la casa con la red general de instalación pública. Es por eso que son la última parte de la instalación de saneamiento de una vivienda particular.

Para que este tipo de trabajo quede ejecutado de manera adecuada, es necesario contactar con una empresa especializada, capaz de diseñar un plan de saneamiento adaptado a la vivienda. En Rioclima estamos a tu disposición para asesorarte con tu saneamiento del hogar y su respectivo mantenimiento.

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 08 Nov
  • hogar, mantenimiento, saneamiento, tuberías
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *