Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

Aire acondicionado y salud

Aire acondicionado y salud

El aire acondicionado es nuestro mejor aliado para luchar contra esos días de calor intensos que nos impiden estar cómodos y disfrutar de nuestros hogares. A pesar de ello, un mal uso o mantenimiento de nuestro sistema de climatización puede tener consecuencias negativas en nuestra salud, por lo que conocerlas y saber como evitarlas es primordial.

Estos aparatos no producen enfermedades de por sí pero los cambios bruscos de temperatura que crean o las altas temperaturas, pueden afectar a nuestro organismo.

Efectos sobre la salud

Son múltiples los efectos en la salud que el aire acondicionado puede acarrear. Las afecciones respiratorias son causadas por la falta de limpieza de los filtros de nuestro aparato causando faringitis, resfriados, dolores de cabeza o crisis asmáticas.

Una exposición prolongada directa a un aire acondicionado puede afectar a nuestro sistema músculo-esquelético surgiendo entonces contracturas musculares, tortícolis, lumbalgias o hasta parálisis faciales.

Es posible también que una temperatura inadecuada afecte a nuestra piel. La sequedad ambiental conlleva irritaciones dérmicas o empeora las ya existentes como la dermatitis tópica o los eccemas.

Además las bajas temperaturas pueden favorecer la sequedad e irritación de los ojos, sobre todo en personas que utilizan gafas.

Te interesa:  Aire acondicionado en el trabajo: Conflicto laboral

Los cambios bruscos de temperaturas afectan directamente en nuestra frecuencia cardíaca y presión arterial. Puedes llegar a causar desde sudoración intensa, a sensaciones intensas de mareos como desmayos.

Recomendaciones

Cabe mencionar que los efectos negativos del aire acondicionado son muy poco frecuentes y solo se dan con el mal uso de este por lo que seguir estas recomendaciones te ayudará a luchar contra ellos.

El mantenimiento de nuestro sistema de climatización es uno de los factores más importantes a tener en consideración. La limpieza periódica de los filtros del aire principalmente, ya que es donde se acumulan las bacterias, polvo y suciedad que pueden afectarnos.

Por otro lado, se deben evitar los cambios bruscos de temperatura, esto garantizará que nuestro organismo se adapte gradualmente a la temperatura. Por ello, es recomendable regular nuestro aparato entre los 22º y 25º, es decir una temperatura cómoda para nuestro cuerpo.

Ciertos aparatos poseen el modo ventilación que permite luchar contra la sequedad del ambiente y mantenerlo siempre húmedo. No dudes en activarlo si tu sistema cuenta con él.

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 19 Ago
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *