Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

¿Cómo son los sistemas de prevención contra incendios?

¿Cómo son los sistemas de prevención contra incendios?

Los sistemas de prevención contra incendios  son el conjunto de medidas de las que disponen los inmuebles para protegerlos de la acción del fuego. Su finalidad es triple ya que sirven para salvar vidas humanas, minimizar las pérdidas económicas y conseguir que las actividades se reanuden lo antes posible.

Es difícil que un fuego urbano se extienda a una zona rural y genere el infierno vivido las últimas semanas con los casi cincuenta incendios forestales de la Rioja, País Vasco, Cantabria y Asturias pero nunca se sabe y más vale estar preparados que lamentar.

Medidas Pasivas

Las medidas fundamentales contra incendios pueden clasificarse en dos tipos:

  • Medidas pasivas: Se trata de las medidas que afectan al proyecto a la construcción del edificio, en primer lugar facilitando la evacuación de los usuarios presentes en caso de incendio, mediante caminos (pasillos y escaleras) de suficiente amplitud, y en segundo lugar retardando y confinando la acción del fuego para que no se extienda muy deprisa o se pare antes de invadir otras zonas.
  • Medidas activas: las instalaciones de extinción de incendios

Para conseguir una fácil rápida evacuación de los ocupantes del edificio, las diversas normativas determinan el ancho mínimo de los pasillos, escaleras y puertas de evacuación, las distancias máximas a recorrer hasta llegar a un lugar seguro, así como disposiciones constructivas (apertura de las puertas en el sentido de la evacuación, escaleras con pasamanos,…). También se establecen recorridos de evacuación protegidos (pasillos y escaleras), de modo que no solamente tienen paredes, suelo y techo resistentes a la acción del fuego, sino que están decorados con materiales incombustibles. Las disposiciones llegan a determinar que un tramo de escaleras tendrá un mínimo de tres escalones, para evitar caídas.

puerta contra incendios y alarmaPara retardar el avance del fuego se divide el edificio en sectores de incendio de determinados tamaños máximos, sectores limitados por paredes, techo, suelo y puertas de una cierta resistencia al fuego. En la evacuación, pasar de un sector a otro, es llegar a un lugar más seguro. Todo edificio, completo, ha de ser también un sector de incendio para evitar que el fuego pase a los edificios colindantes.

Se sabe que Nerón, cuando reconstruyó Roma tras el incendio, obligó a que las medianeras de las casas fueran de piedra, para evitar que en lo futuro se repitiese un desastre así. Es la primera noticia que se tiene del establecimiento de algo semejante a lo que ahora se conoce como «sectores de incendio«.

Medidas Activas

Dividimos en tres fases: detección, alarma y extinción, tienen como objetivo detectar el inicio del fuego, alarmar de su existencia y favorecer su extinción de la manera más rápida posible

Detección:

Mediante detectores automáticos (de humos, de llamas o de calor, según las materias contenidas en el local) o manuales (timbres que cualquiera puede pulsar si ve un conato de incendio).

Estos dispositivos constituyen una instalación compuesta por una red eléctrica. Cada detector se instala como mínimo cada 20 m2 para la detección de temperatura y cada 70 m2 para la detección de humo.

Alerta y señalización

Se da aviso a los ocupantes mediante timbres o megafonía y se señalan con letreros en color verde (a veces luminosos) las vías de evacuación. Hay letreros de color encarnado señalando las salidas que no sirven como recorrido de evacuación. También debe de haber un sistema de iluminación mínimo, alimentado por baterías, que permita llegar hasta la salida en caso de fallo de los sistemas de iluminación normales del edificio.

Los sistemas automáticos de Alerta se encargan también de avisar, por medios electrónicos, a los bomberos. En los demás casos debe encargarse una persona por teléfono.

Extinción

extintores de incendiosMediante agentes extintores (agua, polvo, espuma, nieve carbónica), contenidos en extintores o conducidos por tuberías que los llevan hasta unos dispositivos (bocas de incendiohidrantesrociadores) que pueden funcionar manual o automáticamente.2

  • Presurización de escaleras
  • Extintores: Estos aparatos portátiles poseen el peso y las dimensiones adecuadas para una manipulación rápida y eficaz, normalmente una masa igual o inferior a 20 kg. Suele ser el primer elemento al que se recurre en un incendio, por lo que es importante conocer qué tipo de extintor se adecúa más a cada caso y qué tipo conviene, ya que existen 3 modalidades de extintores de incendios de presión permanente.
  • Columna Seca: Se trata de una canalización de acero, aunque el uso de este sistema queda reservado para los bomberos.
  • Bocas de Incendios: Esta instalación fija es para uso exclusivo de los bomberos. La normativa que rige su instalación y mantenimiento (de obligatorio cumplimento en el territorio español) exige que debe estar compuesta por una toma de la red general de agua y por una boca de incendio conectada a la canalización.
  • Equipos de Mangueras: Esta instalación está compuesta por una conducción independiente. La toma de alimentación estará situada en la fachada y será alimentada mediante la canalización a un tanque de bomberos.
  • Rociadores de Agua: Son dispositivos de disparo individual e independiente conectados a una tubería de agua a presión. Al producirse una elevación de temperatura ambiente, el liquido del dispositivo hierve, rompe la cápsula y se inicia la salida del agua a presión. La toma de alimentación estará situada en la fachada.

Presurizadores

Por otra parte, y en la edificación de mediana a gran altura, es ampliamente utilizado el método de presurización de las cajas de escaleras a fin de mantener una presión estática muy superior a la existente en los pasillos de los pisos. Este artificio es necesario para que los humos a alta temperatura no se desplacen hacia el interior de las escaleras, lugar destinado a la expedita evacuación de los ocupantes del edificio, además de evitar un posible efecto de tobera debido a la menor densidad propia de los humos, lo que provocaría una aceleración en la propagación del incendio y su difícil manejo. Este método de presurización se realiza mediante ventiladores industriales de tipo axial, de gran caudal, que generan una circulación desde la parte inferior de la edificación hasta un respiradero superior. Cabe recordar que para que este método surta efecto, las puertas cortafuego deben mantenerse cerradas siendo para ello lo más apropiado las puertas pivotantes.

Por eso es tan importante contar con sistemas que nos ayuden a prevenir, alarmar y extinguir los incendios para lo cual no dudes en contar con la ayuda de los especialistas del equipo de Rioclima si necesitas un estudio completo de necesidades y que te aconsejemos sobre el sistema que mejor se adapte a tus necesidades.

Fuente: Construmatica

 

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 26 Mar
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *