Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

Peligros de una caldera en mal estado

Peligros de una caldera en mal estado

Nos quedan pocos días para dar oficialmente la bienvenida al otoño. El fresco ya se empieza a notar y cada vez comenzaremos a prestar más atención a la caldera. Hoy en día estas instalaciones son bastante seguras, pero eso no significa que podamos desatender el cuidado que necesiten. Siempre debemos evitar posibles riesgos y usar un calentador defectuoso puede ser realmente peligroso.

El peligro del monóxido de carbono

Con la bajada de temperaturas, aumentan las probabilidades de que haya accidentes en casa por un mal funcionamiento de los dispositivos de calentamiento. El monóxido de carbono (CO) es un gas que está presente en el humo de la combustión de estufas, fogones de gas y sistemas de calefacción, que puede acumularse en lugares que no tengan una circulación buena de aire fresco. Es incoloro e inodoro, y respirarlo puede provocar una enfermedad repentina, incluso la muerte. Por ello debemos atender al color de la llama en todo momento, ya que si en lugar de azul es amarilla, significa que el aparato está emitiendo una gran cantidad de CO por no quemar el combustible completamente.

El CO es un gas tóxico porque cuando entra en el cuerpo impide que la sangre actúe como portadora del oxígeno a nuestras células, órganos y tejidos. Los daños graves llegan tras un largo periodo de tiempo de inhalación, el necesario para que este gas sustituya al propio oxígeno en la hemoglobina de la sangre. En nuestro país se producen todos los años muertes por este motivo, a raíz de un mal funcionamiento o una instalación incorrecta de aparatos de calefacción.

Síntomas y qué hacer en caso de intoxicación

Para percibir que hay un exceso de CO en el espacio en el que estamos, basta con salir a la calle si nos encontramos mal y el malestar desaparece. Los síntomas por esta intoxicación coinciden con los de algunas enfermedades comunes: Dolor de cabeza o mareo, náuseas, pérdida de conciencia, cansancio, dolor en el pecho o en el estómago, problemas visuales o falta de aliento. En este caso, es necesario ventilar dicho espacio, apagar el aparato, cerrar la llave de suministro de gas y llamar al número de emergencias 112.

Si compramos una vivienda que ya contenga instalación de gas, debemos llamar a un técnico especializado para que la revise y evalúe la integridad de los sistemas. También tenemos que tener en mente que un mal mantenimiento o no hacerlo supone un mayor gasto energético; se estima que con una correcta puesta a punto de la caldera ahorramos hasta un 15% en este aspecto. De esta manera evitaremos problemas con nuestras instalaciones en el futuro.

Fuentes: Servicaldera, Departamento de Interior de la Generalitat de Catalunya

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 11 Sep
  • caldera, intoxicación, monóxido de carbono
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *