Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

Mantener el calor en casa de forma fácil

Mantener el calor en casa de forma fácil

Aunque este año ha tardado en llegar el frío, ya empezamos a notar las bajas temperaturas y, con ellas, unas facturas de gas y luz que van a ir en aumento. En varias ocasiones os hemos recomendado cambiar ventanas, aislar mejor la casa o instalar una nueva caldera para ahorrar tanto en calefacción como aire acondicionado… Y a largo plazo es cierto, pero no todo el mundo puede afrontar una inversión de este tipo. Esta vez os traemos algunas “buenas prácticas” que nos ayudarán a mantener nuestra casa caliente ahorrando en gas y luz.

1.Mantén la temperatura a 20 grados

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) la temperatura ideal a la que tenemos que poner la calefacción para no pasar frío y no derrochar dinero es de 20ºC. Por cada grado de más, el gasto aumenta en un 7%.

 

2. Apaga la calefacción cuando sea necesario

Muchas personas creen que apagar y encender la calefacción acarrea un mayor consumo de energía, pero no es cierto. Aunque es preciso un pico de calor para alcanzar de nuevo la temperatura adecuada, merece la pena apagar la calefacción si no estamos en la vivienda o por la noche, cuando las mantas y edredones hacen su labor.

Si vives en una zona donde por la noche la temperatura baja drásticamente, puedes dejar la calefacción encendida por la noche, pero mejor a baja la temperatura. Según un estudio de la Oficina Verde de la Universidad de Zaragoza, si se limita la temperatura a 16ºC entre las diez de la noche y las seis de la mañana, se puede recortar en torno a un 13% el consumo.

3.Cierra tus persianas de noche

Debemos ser conscientes de que entre el 25% y el 30% de la calefacción que gastamos se destina a cubrir las pérdidas de calor que se originan en las ventanas.

Durante el día, los rayos del sol pueden calentar algo tu casa, pero la ventana no deja que escape la radiación infrarroja. Por la noche, sin embargo, las ventanas sencillas pueden llegar a estar tremendamente frías. En una casa antigua en la que la calefacción mantiene el interior a unos 20 grados de temperatura, las ventanas, por dentro, pueden llegar a estar a 7 grados. Esto supone una enorme pérdida de energía.  Incluso con ventanas de doble acristalamiento, la temperatura de estas puede bajar a unos 14º. Esto equivale en pérdida de energía a mantener encendida una bombilla de las antiguas. Cerrando las persianas y cortinas disminuimos esta pérdida de energía en cuanto anochece, algo que aumenta el aislamiento de forma significativa.

4.Cubre los muros

estanteria-fugas-calorAunque perdemos más calor a través de las ventanas, los muros que dan a la calle también se enfrían y hacen que nuestra casa pierda calor. Estas paredes suelen estar 3 o 4 grados más frías que el interior de la casa y si están desnudos, perdemos energía. Lo ideal es cubrir las paredes con cuadros, posters muebles, como una librería.

Un simple póster puede aumentar la temperatura de una pared en 1,5º y una librería completa de libros elimina casi por completo la pérdida de calor a través de las paredes. ¿Recuerdas los tapices de las paredes en los castillos medievales? Se hacía precisamente para evitar la pérdida de calor.

Además, para evitar que el frío se desplace de una habitación a otra es conveniente instalar burletes y mantener cerradas las puertas.

5.Los puntos cálidos

Todos sabemos que en nuestras casas hay habitaciones más cálidas que otras, y dentro de esas habitaciones rincones en los que se conserva mejor el calor. Por norma general, cuanto más alejados estemos de las paredes exteriores, más cálido será el espacio.

Suele ser complicado, pero, si podemos, lo ideal sería colocar el sofá en el centro de la estancia, o al menos que no entre en contacto con la pared. Unas alfombras también nos ayudarán a mantener el calor, sobre todo en los suelos de terrazo.

6.Revisión y purga de los radiadores

El mantenimiento en buen estado de nuestra caldera y sistema de calefacción es algo relativamente sencillo y que puede ayudarnos a ahorrar en la factura de manera definitiva. Que su rendimiento sea el óptimo y no tengamos fugas de calor y energía por un mal mantenimiento es algo que podemos evitar. Aunque esta opción sí que conlleva un pequeño desembolso, es imprescindible para alargar su vida útil y que se realice por profesionales cualificados.

También es muy importante purgar los radiadores del aire que se haya podido acumular. Lo ideal es hacerlo antes de poner la calefacción por primera vez y que el circuito de agua ya vaya completo en la primera puesta. Si todavía no lo has hecho, hazlo siempre con la calefacción apagada y cuando el circuito se haya enfriado. Coloca un recipiente debajo de la salida del agua de cada radiador para evitar que se moje el suelo .

Como veis son consejos que en algún momento hemos oído, pero que no hemos aplicado porque el calor en casa lo tenemos asegurado con la calefacción. Mantener la factura ajustada y además favorecer al medio ambiente con el ahorro es muy sencillo. ¿Te animas a poner en práctica estos consejos?

Fuente: El confidencial y BBC

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 10 Dic
  • ahorro, calefacción, calor, factura, gas, luz
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *