Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

En los inodoros del futuro no tendremos que tirar de la cadena

En los inodoros del futuro no tendremos que tirar de la cadena

Historia del inodoro II: cómo serán los inodoros del futuro, en lo que no hará falta tirar de la cadena y que son la salvación para países en desarrollo, que sufren problemas de agua.

Mientras que la telefonía móvil ha llegado a casi cualquier lugar del mundo, hay territorios en los que no hay servicios. En ocasiones por falta de agua y en otras, por exceso. Cuando llega la época de las lluvias torrenciales, los pozos negros se desbordan y anegan casas, calles y cultivos.

Concienciada por este problema, la Bill & Melinda Gates Foundation puso en marcha el Reinvent The Toilet Chalenge, un proyecto ayuda a financiar iniciativas que desarrollen sistemas que, además de facilitar la eliminación de residuos humanos permitan recuperar energía, agua y nutrientes de las heces.

Los inodoros promovidos por la Bill & Melinda Gates Foundation deben funcionar sin necesidad de corriente eléctrica o agua y su coste de uso no debe superar los 0,05 céntimos diarios para que sean fáciles de instalar en países en desarrollo. Previendo que en el futuro el agua escasee, la Fundación Gates quiere asegurarse de que resulte útil para todo tipo de países, rentas y territorios.

Una de las personas que recibió una ayuda de la Fundación Gates es Virginia Gardiner. Esta licenciada en Literatura Comparada ha creado Loowatt, una empresa que ha diseñado un inodoro que no precisa de agua para funcionar.

Después de depositar los excrementos, un dispositivo los recubre con un plástico, los envasa al vació y los deposita en un compartimento estanco que es retirado por la propia compañía una vez a la semana, o antes, en caso de que sea necesario.
El contenido es llevado a la planta de gestión de residuos de Loowatt que, tras procesarlos, obtiene biogás y fertilizantes a partir de ellos.

Te interesa:  ¿Aire Acondicionado en La Rioja? Sistema Split

Las familias interesadas en el inodoro de Loowatt deben pagar 12 libras como depósito por tener el aparato en su domicilio, cantidad que es devuelta si el usuario ya no quisiera tenerlo por más tiempo. A esas doce libras hay que añadirle tres libras al mes para cubrir el servicio de recogida de residuos.

A pesar de que la propuesta de Loowatt aún está en pleno desarrollo, ya hay lugares de Madagascar que lo utilizan y han visto como su calidad de vida mejoraba. Hay mayor higiene, descenso de las enfermedades, ya no temen caerse en un pozo negro y morir asfixiados por los gases o que las inundaciones desborden los pozos y además, ahora tienen compost y abonos para sus campos.

Según los expertos, los inodoros sin agua serán el futuro a la hora de solucionar el problema de los excrementos humanos en los países en desarrollo. A la falta de agua, se suman los costes para construir el alcantarillado. Si además no se quiere que los desechos acaben en el mar o en los ríos, también hay que construir plantas de gestión de residuos. Unas inversiones en infraestructuras inasumibles para los gobiernos de esos países.

Todavía todo está en fase experimental pero Loowatt ya ha comenzado a utilizarlos en eventos masivos y festivales de música de Estados Unidos e Inglaterra.

No obstante, hasta que esto ocurra, cuando precises el asesoramiento de un gran equipo de profesionales, tanto para servicios integrales de climatización como para cualquier instalación o necesidad en tu cocina o baño llama a Rioclima.

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 20 Sep
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *