Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

La importancia del confort térmico en el sector hotelero

La importancia del confort térmico en el sector hotelero

,Hoteles, alojamientos rurales, hostales, lujosos paradores… Todos los establecimientos turísticos tienen un elemento en común: trabajar para que la experiencia del cliente sea única e inmejorable en busca de que éste repita estancia o recomiende los servicios a futuros usuarios. Y para ello el control de la temperatura en establecimientos turísticos es uno de los vértices sobre los que se sostienen las estrellas del prestigio, excelencia, comodidad, confort y calidad.

Sea cual sea el tipo de alojamiento turístico que se regente, todos cuentan con los mismos problemas o dificultades que marcan la experiencia del cliente y que desde Rioclima trabajamos para dar solución. La calefacción individualizada para cada habitación es un requisito imprescindible a la hora de que un establecimiento hotelero en España pueda acceder a calificaciones superiores a las tres estrellas.

A partir de las cuatro estrellas, según la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos CEHAT, para que un hotel pueda ser calificado como tal tiene que garantizar calefacción y aire acondicionado individualizado por estancias. De igual modo, en algunas comunidades autónomas como Islas Baleares, la integración de secatoallas eléctricos en los baños es indispensable para poder optar a la calificación hotelera de 5 estrellas, tal y como se recoge en su Decreto 20/2011

Por ello, la combinación del mejor sistema de climatización y calefacción con una excelente programación a la carta, tanto de cada establecimiento hotelero como de sus clientes, es indispensable para elevar el grado de excelencia de los establecimientos abiertos a huéspedes y viajeros.

Temperatura y humedad

hotel control de temperaturaEs imprescindible que las calefacciones y secatoallas sean  capaces de mantener una temperatura confortable con una variación térmica mínima de +- 1ºC, equilibrar  los estándares de humedad entre el 40% y el 70% y disipar el calor a través de la convección natural del aire  determinando así  la ‘zona de confort’. O lo que es lo mismo, mantener una temperatura estable sin alterar la humedad relativa.

Y también que desde la recepción del hotel puedan preparar la temperatura de una habitación antes de que se ocupe, apagarla mientras esté desocupada y programar que se active y caliente una hora antes de que se produzca el check-in.

Los nuevos dispositivos cuentan tecnología con la que trabajan sólo al 38% de su potencia nominal. Esto significa que para mantener una estancia a 21 grados sólo necesitarán utilizar el 38% de su capacidad, con el importante ahorro energético consiguiente.

A ese ahorro energético se añade al ahorro del control 100% remoto con el que acceder a cualquier dispositivo de la estancia y manejarlo individualmente, así como poder adaptar la temperatura de una ubicación específica, ya sea una habitación o una planta entera.

Ojo con las fugas

Pero instalar toda una infraestructura que combina diversos sistemas de calefacción y climatización y su domotización  sin haber realizado previamente un control de pérdidas de calor y/o refrigeración, es como intentar sembrar en mar abierto.

Las conocidas fugas  se producen mayoritariamente por las fachadas, los huecos y soluciones deficientes de los puentes térmicos.  Estas pérdidas de energía son pérdidas constantes de dinero pero tienen una solución definitiva con la aplicación de un sistema de aislamiento térmico por el exterior SATE.

Este sistema consiste en adherir placas de aislamiento en la hoja exterior de la fachada para posteriormente,  tras un proceso de armado con un mortero especial, aportar diversos acabados estéticos que satisfacen las necesidades técnicas y decorativas de cualquier establecimiento hotelero.

La aplicación del SATE no implica trabajos previos de preparación de soportes, ya que se realiza por la cara exterior de la fachada, no perdiéndose, además, metros cuadrados de superficie útil, lo que si ocurriría en actuación de aislamiento por el interior.

El sistema SATE se adapta a cualquier fachada aportando planimetría y acabados estéticos de alta durabilidad, que disminuyen el coste económico de las periódicas labores de mantenimiento en el sector hotelero.

Asimismo, es un sistema continuo que minimiza la aparición de puentes térmicos donde se crean humedades y condensación, evitando los costes asociados a sus reparaciones y consiguiendo su desaparición total.

Es pues, una solución constructiva cuya inversión tiene un retorno a través del ahorro energético que se obtiene y de las diversas subvenciones de carácter nacional y autonómico existentes.

Domótica, combinación de calefacciones y climatización, aislamiento exterior… posibilitan que la factura energética  del hotel baje al utilizar sólo la energía que realmente necesita, pero lo más importante a dotar de confort al establecimiento y lograr un doble objetivo: clientes satisfechos dispuestos a repetir la experiencia y,  contárselo a otros.

 

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 12 Nov
  • calefacción, climatización, hoteles, sector hotelero
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *