Avenida de la Paz Nº 79 Bajo, Logroño
Tfno: 941 23 94 01

Calefacción por suelo radiante

Calefacción por suelo radiante

En el mercado de la climatización existen diferentes sistemas para regular la temperatura de nuestras casas u oficinas, como hemos analizado previamente en nuestro blog. En este nuevo post trataremos el suelo radiante, una de las instalaciones más respetuosas con el medio ambiente y eficaces para lograr una temperatura uniforme en el espacio deseado.

Los sistemas de climatización por suelo radiante funcionan mediante una red de tubería plástica que hace circular agua por debajo del pavimento de la estancia para emitir calor o frío desde el suelo a través de una capa de mortero. Si hablamos de calefacción, mediante este método podremos lograr que la temperatura del aire a la altura de los pies sea algo superior que a la altura de la cabeza, lo que provocará un aumento de la sensación de confort.

Instalación

Para su instalación, en primer lugar se debe colocar un film de plástico para frenar el paso de humedad, seguido de una cinta perimetral por las paredes del espacio para evitar las dilataciones del suelo contra estas. Con la colocación de una placa de poliespán lograremos cumplir con el aislamiento térmico, aportar una mayor resistencia al suelo y fijar los tubos.

Tras la aplicación de la capa de mortero, la losa tardará entre 5 y 20 días en secarse por completo, aunque a partir del segundo día el espacio ya será accesible. El coste de la instalación puede variar en función de la tecnología de radiación escogida, pero cada metro cuadrado ronda los 60 euros.

Te interesa:  Exceso de calor en Navidades

Ventajas

Contar con sistemas de calefacción por suelo radiante nos aportará las siguientes ventajas en términos de consumo, rendimiento o espacio:

El caudal que las tuberías deben mover es mínimo y su temperatura (de entre 30 y 45oC) es muy inferior a la que utilizan los radiadores convencionales. Esto conlleva un ahorro en la factura si se combina con otros sistemas de generación de calor eficientes como la aerotermia o las calderas de condensación, por ejemplo. Además, el uso de dichas energías renovables lo convierten en uno de los sistemas de calefacción más respetuosos con el medio ambiente.

El calor que emite la calefacción por suelo radiante no se acumula en lugares determinados, sino que se reparte uniformemente por toda la habitación y genera bienestar. Además, no produce corrientes de aire, por lo que disminuye la acumulación de polvo y evita la aparición de ácaros debido a la baja humedad, sin llegar a producir sequedad.

Debido a su instalación oculta podemos prescindir de aparatos como radiadores y ampliar el espacio habitable de la estancia, lo que nos beneficiará de cara al diseño interior. Por otra parte, el sistema también se puede utilizar como refrigerante de la superficie gracias a la posibilidad de hacer circular agua fría por la misma red de tuberías y se convierte así en una opción cada vez más interesante.

Posted by Rioclima Rioja / Posted on 17 Feb
  • calefacción, suelo radiante
  • Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *