Si se trata de una instalación comunitaria, todos los vecinos deberán purgar sus radiadores para expulsar las bolsas de aire. Para evitar problemas, antes de realizar el purgado, consulte con el presidente o administrador de la comunidad. Si lo hace en el momento que no hay agua en el circuito, no servirá de nada.

¿Cómo purgar los radiadores?

Es un proceso muy sencillo que sirve tanto para instalaciones individuales como comunitarias.

  1. Coloque un bol o recipiente bajo la llave, ya que si sale agua, podríamos mojar el suelo
  2. Abra la llave de purgado con la ayuda de un destornillador.
  3. Una vez abierta, comenzará a salir agua. Cuando fluya de manera continua será que el aire ha salido y se puede cerrar la ya llave.

Otros consejos útiles sobre el purgado

Debemos controlar la presión de la calefacción una vez hecha la purga, pera que se mantenga en la presión adecuada. En comunidades, debe hacer esta comprobación las personas responsables de la instalación (portero, presidente, empresa mantenedora…). Si no sabe cómo realizarlo, por favor consúltenos a través de nuestro formulario.

Para realizar el purgado no es necesario abrir completamente la llave. Con una vuelta en sentido contrario a las agujas del reloj será suficiente. Si no sale agua después de una vuelta, y tras haber comprobado que el circuito tiene la presión adecuada, consulte con un profesional. En estos casos puede haber algún tipo de obstrucción que deba ser eliminada.

 

¿Y si los problemas persisten?

Por lo general con el purgado y un buen mantenimiento, los problemas no deberían continuar. Sin embargo, si los ruidos persisten o los radiadores no llegan a la temperatura adecuada, puede haber alguna avería en el circuito o algún daño en un radiador. En estos casos siempre confíe en profesionales especializados con amplia experiencia en sistemas de calefacción como nuestros técnicos de Rioclima. Puede contactarnos en nuestro formulario o través del teléfono 941 23 94 01.

Fuente: Remica